7 de jul. de 2012

Cuban Marines

Esta foto magistralmente coloreada proviene de la Colección Theodore Roosevelt del Harvard College (ver en Memorandum Vitae) y es el testimonio gráfico más impresionante que he visto del Ejercito Libertador cubano: negros y mulatos aindiados descalzos y en harapos con machetes y mosquetones de bucaneros.

Ante semejantes especímenes habría bastado una mínima dosis de sensibilidad para que los marinos del norte recordasen las andrajosas tropas de George Washington, aunque lo más probable es que sólo se creyeran en una especie de safari militar.

Tras la rendición de Santiago de Cuba, el comandante del cuerpo expedicionario americano, William Shafter –impetuoso y necio como el general gringo promedio desde Custer hasta MacArthur–, prohibió la entrada de los cubanos en la ciudad y mantuvo a las autoridades españolas en sus cargos. Eso dio lugar a la famosa queja epistolar del general cubano Calixto García.

[…] 
Circula el rumor que, por lo absurdo, no es digno de crédito general, de que la orden de impedir a mi Ejército la entrada en Santiago de Cuba ha obedecido al temor de la venganza y represalias contra los españoles. Permítame Ud. que proteste contra la más ligera sombra de semejante pensamiento, porque no somos un pueblo salvaje que desconoce los principios de la guerra civilizada: formamos un ejército pobre y harapiento, tan pobre y harapiento como lo fue el ejército de vuestros antepasados en su guerra noble por la independencia de los Estados Unidos de América; pero, a semejanza de los héroes de Saratoga y de Yorktown, respetamos demasiado nuestra causa para mancharla con la barbarie y la cobardía. 
[…] 

Tras esa carta García renunció patéticamente a su mando. En su lugar el difunto Antonio Maceo habría ordenado entrar en Santiago.

Pero nada de eso había sucedido cuando se tomaron estas fotografías, que muestran los primeros marines cubanos mucho antes de que diversos exiliados sirvieran formalmente en la infantería de marina estadounidense.
 

Los navíos americanos los recogieron más allá de Chivirico, donde las estribaciones de la Sierra Maestra se unen con el mar, 50 km al oeste de Santiago de Cuba. Y los desembarcaron en Daiquirí, 30km al este de la ciudad, como tropas auxiliares de los más de 20.000 soldados de la infantería invasora que marchaban sobre la principal plaza militar española en la parte oriental de la isla. 

El 1ro de Julio de 1898 alcanzaron las líneas fortificadas de las lomas de San Juan y El Caney, posiciones avanzadas de la defensa ibérica. En lugar de pasar entre ambas para caer sobre la ciudad, dejando que los cubanos se ocupasen luego del asunto con nocturnidad y alevosía, el general Shafter decidió tomarlas por asalto. Además, inicialmente no consideró necesario involucrar a los improvisados marines cubanos con sus vetustos fusiles y miserable apariencia. Fue un doble error. Las trincheras de piedra de San Juan y El Caney, escasamente dotadas en conjunto con 1.500 españoles, contenían una mezcla fatal. Por un lado predominaban los reclutas frescos, vírgenes del desmoralizador efecto del despiadado conflicto antillano. Sabido era en Cuba desde la primera guerra que el pundonor de los quintos era enorme hasta chocar con el horror del machete. Por otro lado, los oficiales eran todos veteranos, envilecidos por los años expuestos a las tretas intransigentes de los insurrectos cubanos. 

Tras inexplicables demoras y previas escaramuzas, los americanos treparon con gallardía las lomas de San Juan, como si tuvieran delante a los mexicanos de Santa Anna o a los pobres cadetes de Chapultepec. Resultó en una matanza que diezmó a los atacantes en pocas horas. Al final la superioridad numérica y artillera americana causó estragos entre los defensores. Y entonces, como los sobrevivientes –ya sin municiones– calaron las bayonetas sin intención de rendirse, el sádico Shafter les lanzó las fieras de las fotografías.

16 comentarios:

  1. ahi con calixto esta una de las claves de la kultura kubiche: el desatino. se mete el tiro en con los espanoles y luego entrega la pistola con los gringos.
    despues que no le echen la culpa a nadie.

    ResponderEliminar
  2. Un clavo saca a otro querido Güicho ! Me alegra mucho porque además a ti se te da muy bien. Y ya sabes: la carne de cañón siempre va delante, pa si las moscas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Javier, en realidad hay muchos posts tuyos que me hubiera gustado usar de base para escribir algo; pero, ya sabes, la idea siempre es más fácil que la ejecución.

      Eliminar
  3. El escritor colombiano Varga Vila dijo en una conferencia en la Habana en 1932: "Los cubanos no conocen su historia porque se la enseñaron en la escuela los curas españoles." Después de 1959, la dinastía castrista ha presentado la historia de las guerras de independencia a través de los muñequitos ficticios de Elpidio Valdés. En los archivos militares españoles hay cientos de miles de documentos inéditos sobre la lucha independentista cubana, de los cuales tengo muchas copias, que presentan una versión mas realista de los mambises. Incluyen casos de chivatería y traiciones de generales cubanos que se presentaron bajo la condición que ingresarían en las filas españolas para perseguir y luchar contra sus antiguos compañeros. Estos apóstatas, como el general Juan Masó Parra, han sido borrados de la historia de Cuba.
    El general español José Toral entregó Santiago de Cuba en julio de 1898, al mismo tiempo que Guantánamo y San Luis, con mas de 23,500 soldados españoles bajo un acuerdo donde no se usó la palabra “rendimiento.” Los españoles insistieron que a cambio, no dejaran entrar a los mambises en dichas ciudades, ya que después del hundimiento de la flota española en las costas de Oriente, docenas de marineros españoles que llegaron a nado a las playas, fueron macheteados despiadadamente por los mambises. La guerra provocó un salvajismo y revancha de ambos bandos que duró mas de 30 años.
    La ira del general Calixto García contra los norteamericanos por no dejarlo entrar triunfalmente en Santiago duró poco tiempo, ya que escasos meses después, según este documento
    http://www.latinamericanstudies.org/1898/Mario-Garcia-Velez.jpg
    el general era director, junto con el mayor general Joseph Wheeler que ocupó Santiago, del Cuban Educational Association of the United States, a través del cual su hijo Mario García Vélez, y el hijo de Antonio Maceo
    http://www.latinamericanstudies.org/maceo/Maceo-11-4-1899.jpg
    obtuvieron becas para estudiar en universidades norteamericanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, profe. Una suerte encontrar esos aportes, como siempre.

      El "detallito" del recibimiento de los macheteros criollos a los náufragos gaitos no lo sabía, pero combina perfectamente con la cordialidad bélica de mambises, rayadillos, contraguerrilleros, quintos y bodegueros de campos de reconcentración. Sí vi de cerca en su día, desde una lancha, los restos de la flota española destruida cerca de la bahía de Stgo de Cuba.

      Eliminar
  4. Güicho, actualmente estoy en España copiando miles de documentos de historia de Cuba de las gestas de independencia, que cuando os ponga en la red causarán asombro y algunos "patriotas" se caerán de sus altares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Excelente! Favor de avisar cuando estén visibles en LAS.

      Eliminar
  5. Muy interesante el comentario de "de la cova".
    Aquí, Güicho, sobre el coronel Juan Masó Parra:
    http://hojassdeprensa.blogspot.fr/2012/07/juan-maso-parra-un-coronel-fuera-de-la.html

    ResponderEliminar
  6. Javier: Gracias por indicar donde están los artículos españolistas sobre Masó Parra, que tergiversan la verdad para promover su agenda política. Masó no nació en 1862, como señalan, sino el 3 de agosto de 1859, según su partida de nacimiento. Tampoco mencionan que Masó fue entre los primeros en alzarse en la Guerra Chiquita de 1879 y que posteriormente fue al exilio con Máximo Gómez y que fue el agente de José Martí en Haití. Masó llegó a tener serias diferencias personales con Máximo Gómez, quien le pidió que se presentara para someterlo a consejo de guerra y casi seguro colgarlo de una guásima. Dos semanas antes de estallar el Maine, Masó se pasó al bando español, mucho después que se había otorgado a Cuba la autonomía española. Masó regresó a Cuba cuando la ocupación americana provocada por la renuncia del presidente Estrada Palma y su gobierno con el propósito de redimirse como patriota cubano y no para volver a imponer la autonomía españolista. Los norteamericanos pronto lo encarcelaron hasta que abandonaron la isla, cuando Masó decidió irse de Cuba también. Estuvo por Centroamérica y Ecuador y escribió sus memorias para redimirse como patriota cubano y no como españolista. Padeciendo de una enfermedad mortal en 1923 regresó a Santiago de Cuba para morir, en vez de ir a España. Máximo Gómez borró a Masó de su Diario de Campaña. Masó es un personaje histórico que merece una biografía, lo cual ningún historiador en la isla se atreve a investigar.

    ResponderEliminar
  7. Desgraciadamente la única prensa consultable es la españolista que ofrece naturalmente una visión lineal de los hechos. Esa prensa también es necesaria para el entendimiento de muchas cosas y hechos.
    Mi interés no es ir en el sentido español de la historia sino ofrecer una información, ya sea parcial, de hechos y personajes sin tomar ningún tipo de partido. Justamente, acotaciones como las suyas ayudan a ver más claro esos propósitos. Le animo a que reaccione directamente en el blog, eso aportaría mucho a la publicación.

    ResponderEliminar
  8. Pero si todo esto es una maravilla. Gracias, Güicho.

    ResponderEliminar
  9. Pero si todo esto es una maravilla. Gracias, Güicho.

    ResponderEliminar
  10. Que bien caray, un amigo natural de Guines, conocedor de la materia me lo habia mencionado, muy refrescantes las ilustraciones.....

    ResponderEliminar
  11. Que lindas las fotos. Gracias por compartir. Desatino, que buena palabra.

    ResponderEliminar
  12. Guicho, mejor que pelearan a que estuvieran sin hacer nada:

    http://digitalgallery.nypl.org/nypldigital/dgkeysearchdetail.cfm?trg=1&strucID=573724&imageID=1227079&total=840&num=560&word=Cuba&s=1&notword=&d=&c=&f=&k=0&lWord=&lField=&sScope=&sLevel=&sLabel=&sort=&imgs=20&pos=566&e=w

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails